Celebrando a Roald Dahl en Venezuela

picnicdahl_01

Cuentos del escarabajo organizó recientemente una serie de Picnic de Palabras para celebrar los 100 años del natalicio de Roald Dahl.

Durante los días 6 y 8 de septiembre, gracias al apoyo de Cultura Chacao, tuvimos actividades especiales en la Ludoteca de Los Palos Grandes en Caracas, tanto en la mañana como en la tarde. Hubo sesiones de lectura en voz alta de algunas de sus obras como ¡Qué asco de bichos!, El dedo mágico y Cuentos en verso para niños perversos, así como fragmentos del Gran Gigante Bonachón. Durante las sesiones de la tarde se presentaron, además, las películas Charlie y la fábrica de chocolate y la versión animada del Gran Gigante Bonachón. Los niños también colorearon al Gigante y dibujaron o escribieron sus sueños en un tarro de sueños.

picnicdahl_05

En la comunidad El Calvario, en El Hatillo, con la ayuda de Cultura El Hatillo y la Cooperativa El Carmen, se organizó el día 10 de septiembre una pequeña fiesta de cumpleaños para el autor. Los niños decoraron el lugar con globos, guirnaldas, fotos del artista y dibujos de sus personajes. Durante esa mañana se leyó El cocodrilo enorme y la versión de Caperucita Roja de Cuentos en verso para niños perversos, así como unos fragmentos del Gran Gigante Bonachón. A partir de esta última obra, que los niños conocían bastante bien, se hicieron algunos juegos de palabras. Luego los niños colorearon personajes de Dahl y apuntaron sus sueños en los tarros del gigante. Al final compartimos una merienda. Esta última actividad fue reseñada por un diario de circulación nacional.

Nos sentimos muy felices de habernos sumado a esta celebración mundial y quisiéramos compartir con toda la comunidad de Picnic de Palabras algunas fotografías de los eventos.

Anuncios

Picnic de Palabras sin fronteras desde San Pedro de Pinta, Monterrey, México

La lectura no necesita visa para cruzar fronteras. Al contrario, a veces logra unirnos y acercarnos, revelando que son más las cosas que tenemos en común que nuestras diferencias. En esta oportunidad, compartimos un Picnic de Palabras muy especial, desde Monterrey, México. Por: María Teresa Farfán

El domingo 19 de julio en San Pedro de Pinta, llegamos a las 11:05 minutos. Marcela Escovar nos acompañó en esta ocasión, un gusto tenerla aquí en México. A quien le toco ayudarnos a transportar los libros fue a Jorge,también asistió Etery quien leyó en japonés.

DSCN0058

Teníamos invitados que quería conocer a Marce como Ana Lucía, quien nos donó una colección de varios libros con sus amigos, nos estaba esperando con su mamá, su papá y su pequeño sobrino. Después de terminar de poner todos los manteles y libros ella regreso. Fue un día de presentaciones tanto con voluntarios que han venido a lo largo de dos años y medio. Como con Roble, la organizadora de San Pedro de Pinta y las familias que han venido en varias ocasiones.

DSCN0048

Lucila nos estaba esperando desde antes. Ella trajo un pastel para celebrar nuestros dos años todos juntos. Vino con su hija Xiadani, con su amiga Ileana y con Montse. Mayra llego con su hija Akane y su esposo Hiroshi, Akane trajo un lindo libro japonés, con una pluma lectora. Mayra nos ayudó en varias ocasiones con las fotografías de Picnic, en esta ocasión invito a tres amigas fotógrafas. También llegó Grace y su hijo Jorge, ambos leyeron en español en voz alta, es la primera vez que nos acompañan.

Este día en total fuimos ocho voluntarios que ya han asistido a Picnic de palabras y cinco voluntarios nuevos. Con Marce en total fuimos 14. Asistieron 79 personas, 21 familias. Tuvimos la visita de una familia de Costa Rica, estaban de vacaciones en Monterrey. Trece familias ya habían asistido.

foto picnic marceFue un Picnic de muchas lecturas en español, lecturas en japonés, encuentros con voluntarios y al final comimos un delicioso pastel.

¡Gracias Marcela por acompañarnos!

¿Por qué volver a Picnic de Palabras en San Pedro de Pinta?

En nuestra historia de Picnic de Palabras, tuvimos el honor de ser replicados por primera vez en abril de 2013 en San Pedro de Pinta, Monterrey, México. Su historia parece única y conmovedora al tener la violencia casi que tocando la puerta de la casa, como el lobo feroz que sopla las casas de los tres cerditos. Hoy compartimos un retazo de la historia de nuestro Picnic de Palabras en un lugar en donde la lectura es sinónimo de paz en comunidad a pesar de la violencia y el miedo.

Por: María Teresa Farfán

san pedro 3

Regresando gracias a la resiliencia de las maravillosas personas que vuelven a San Pedro de Pinta. Para mi San Pedro de Pinta era una burbuja donde vivir un espacio de paz. Ahora sé que el lugar está tan manchado con sangre joven como el jardín de juegos de mi colonia.

¿Por qué volver? Porque es un espacio para las familias, por el libro de monstruos que va a leer cada semana un pequeño, por los papás lectores, que pueden quedarse una hora leyendo msan pedro 4uchos cuentos a sus hijos. Por ver a un papá leyendo el cuento de Sandokan a su pequeña. Por las familias completas que vuelven y se reencuentran con más libros. Por las sonrisas felices. Por la increíble cantidad de familias lectoras que asisten. Por los lindos perros, la música y porque deseo con todas mis fuerzas que esto no sea una burbuja nunca más. Yo quiero que sea una realidad, un verdadero espacio de Paz. Queremos que la paz llegue a todo México. Sigamos construyendo caminos y espacios para que las familias tengan hermosos momentos juntos.

Hoy llegamos a las 11 de la mañana pensando que la asistencia a San Pedro de Pinta fuera menor después de que la semana pasada dejaran los cuerpos sin vida de tres jóvenes, uno sobre un área donde se hace San Pedro de Pinta y otros dos a unas cuadras del lugar. Por lo que me dice una amiga el área estaba llena de policías, federales y militares la semana pasada a las 8 a.m. El espacio de San Pedro de Pinta se abre a las 9 a.m.

san pedro 5Este domingo no había militares. Sólo estaban las patrullas de la policía de San Pedro de los mismo que van cada domingo. Caminando no había tantas personas sobre la rotonda, la afluencia fue un poco menor. Había unos DJ, a lado de nosotros la música era linda. Nuestros vecinos los del Club de ajedrez no estaban. Había dos lindos perros lebrel afganos en el lugar donde hacemos el Picnic.

Nos pusimos un poquito más cerca de un árbol. A las 11:30 ya estaba todo listo, pusimos varios letreros pequeñitos con Picnic de Palabras, ¡Ven a leer! , en uno de los árboles. Llegaron en total 19 familias, tuvimos una asistencia de 61 personas, fuimos tres voluntarios. Estaba muy feliz porque regresaron familias muy lectoras. Y lo más extraño regresaron los papás más lectores del Picnic, me encanta observarlos leer, por lo general llegan ellos con su hijo, es un papá con su hijo y el otro también llegaba con sus hijos y les leía mucho tiempo. No había pasado que estuvieran los dos al mismo tiempo. En esta ocasión el segundo papá venía con su esposa y ahora fue la mamá la que les leyó a los tres hijos. Es lindo ver crecer a los bebés que asisten al Picnic de Palabras.

san pedro 1A una chica le gusto el proyecto y la invite a ser voluntaria. Además, nos van a donar libros en francés, vamos a darle seguimiento a este donativo. Los primeros lectores que llegaron al Picnic se quedaron como una hora leyendo cuentos, era una mamá, la nana y sus dos hijos. Su niña se fue antes con su nana pero el pequeño se quedó con su mamá, después vino también su papá, la mamá nos preguntó que si teníamos libros en francés porque su esposo es francés. No tenemos cuentos en francés todavía. Le dijimos que nos gustaría invitar a su esposo a leer el día de la lectura en diferentes idiomas. En el registro de asistentes también otro papá mexicano nos dijo que sabe leer en francés y va a venir a acompañarnos.