Visitar Florencia y encontrarse de nuevo

IMG_3611.JPG

Si alguien me hubiera dicho, hace 5 años, que estaría visitando Florencia y haciendo Picnic de Palabras aquí, lo hubiera mirado con cara de si claro. Y resulta que esa persona habría tenido toda la razón, y si hubieramos hecho una apuesta sin duda la habría ganado con una sonrisa inmensa, y yo habría perdido.

Esto nunca pasó, lo que si pasó fue tener Picnic de Palabras en Florencia, y haber estado ahí. Conocer cómo lo hacen aquí, ser una visitante más, que en otro idioma, se sienta con una de las mediadoras italianas, a leer en voz alta como una niña de 5 años, que va descifrando lo que lee y lo que significa en inglés, porque ninguna habla italiano ni español. Que locura el poder de la lengua para acercanos y alejarnos. Aquí uno se las arregla con las manos, los ojos, el cuerpo. Aquí si que el cuerpo es un libro para leer y para contar.

IMG_3612.JPG

Encontré más similitudes que diferencias. Papás y mamás que se sientan en el piso, cerca a sus hijos, o entre sus piernas. Les leen al oído, como en un susurro, contándoles historias como si fueran secretos que nadie más puede oír. Son cómplices junto al libro. También, papás y mamás que se quedan al margen, de pie, y siguen la actividad sin involucrarse. Es para ellos que hacemos esto, para invitarlos a participar, paso a paso. Algunos se animan otros no. Ahí es donde empieza la brecha entre los niños que tienen el lujo de tener papás lectores y otros que los tienen al margen.

IMG_3621.JPG

Y entonces mi atención se la roba este pequeño, no supe su nombre, y me acordó a mi sonbrino Santi que está en Bogotá y tiene 2 años y mucha actitud. Dos niños lectores, cada uno único. Este pequeño lector estaba con su mamá, descubrió el libro del lobo, y no lo soltó durante todo el tiempo que estuvo. Lo tenía abrazado, y se siente la conexión en una sola foto, de lo que significa un objeto en la vida de un niño. En este caso sería temporal, y a la vez tan significativa, que se animo a ponerse de pie, juntarse con los otros niños, y pedirle a Andrea que leyera ese libro que con tanta fuerza abrazaba. Soltar para conocer lo que hay dentro.

IMG_3627.JPG

Durante la sesión de lectura en voz alta que presentó Andrea, la voz conecta. Tres de estos niños llegaron con pistolas de juguete. Andrea, mago y sabio, negocio con ellos desarmarse mientras leían, ellos bajaron las armas y las guardaron entre la maleta donde ellos traen los libros. Fue un acto sencillo y a la vez simbólico, libros que remplazan las armas, toda una apuesta. Niños que aceptaron el trato y estuvieron una hora escuchando historias, siguiéndolas, comentándolas, atentos. Aquí siempre hay espacio para todos, y los padres también tuvieron un lugar junto a sus hijos. Ver en esta foto todos los ojos siguiendo un punto que no está, la historia que se cuenta por fuera de la foto, muestra el potencial que tiene la palabra para conducir la atención de todos hacia un mismo punto. Por un instante, la lectura en voz alta, la posibilidad y la sonoridad de las palabras congelan el tiempo, la realidad y transportan a sus lectores al tiempo de la ficción, de la historia, que transcurre entre un texto escrito que tiene palabras e imágenes.

IMG_3642 (1).JPGHubo también espacio para leer en pequeños grupos, y con esta foto junto a las estatuas del parque, que se quedan solas cuando todos vuelven a sus casas, me quedo pensando en cómo estas historias, esta idea de Picnic de Palabras, es en realidad un barco que navega a su tiempo y en su propio viento que le marca el ritmo. Aquí, hasta a las estatuas les leen cuentos.

Anuncios

Vuelven las historias después del invierno

Febrero llega y trae consigo el Picnic di parole a Firenze…

O sea la versión italiana del Picnic de palabras.

16836016_10154349213302361_2566222488593324453_o.jpg

Volvimos a la plaza después de una larga pausa invernal que fue necesaria par revitalizar ciertos proyectos de nuestra asociación.

16836091_10154349211672361_5964660838171046038_o.jpg

Los primeros rayos de sol del pasado domingo nos brindaron un ambiente muy agradable para estirar los manteles al pasto y ordenar los libros.

16864439_10154349213842361_6761750502452447902_n.jpg

Los niños fueron llegado de a poco, dando prioridad al fútbol, a los juegos del arenero, y a las carrera sin rumbo por el parque.

16826128_10154349213957361_921270210386057829_o.jpg

Nos hicimos amigos de nuevos lectores, divulgamos el verbo del Picnic y contamos unos cuentos maravillosos…

 

Picnic de Parole o Poeterapia

Los invitamos a explorar las aventuras de nuestro Picnic de Parole italiano. Por: Andrea Gasparri

Imagínense a nosotros,  la gente del Picnic di Parole, subiendo por una calle empinada hasta llegar al parquecito al lado de la escuela pública de la Montagnola en Florencia. El parque rodea el edificio escolar y está surcado en el medio por una calle asfaltada que sirve principalmente para poner en comunicación las diferentes áreas de la escuela. Lamentablemente mucha gente del lugar usa esta vía como atajo para pasar con sus autos y sus escúteres de un lado al otro del barrio, sin preocuparse mucho de la presencia de niños, ancianos y discapacitados.

IMG_1590.jpeg

Bueno el pasado 18 de marzo el Picnic de Parole fue llamado a participar de una iniciativa popular, organizada por una junta de padres y de vecinos, para pedir a la administración local la peatonalización del área e impedir definitivamente el tránsito de los autos por esa zona.
IMG_1661.jpeg

Nos sentimos muy orgullosos de hacer parte del evento con nuestros libros y nuestros cuentos. Es más, a partir de esta experiencia nos pareció muy importante que el Picnic de parole, empezara a presenciar situaciones sociales a favor de la ciudadanía y de la participación  consciente y responsable de los espacios públicos.

 

IMG_1702.jpeg

Ese mismo día nos atrevimos a experimentar un taller de improvisación poética. De la celebración el 21 de marzo como día nacional de la poesía, estuvimos involucrando a la gente mayor a inventar una rima que tuviese como tema la primavera. Al principio, como suele siempre pasar con los adultos, la gente estaba muy desconfiada y nos miraba de reojo, pero finalmente se animaron y un grupo de unas veinte personas dieron vida a esta poesía que acá solo se la puedo escribir en italiano.

M’arzo

Marzo pazzo, molto caldo

oggi giallo splende il sole
alla Standa fine saldo
oggi scioperan le scuole
al giardino gioca Osvaldo
mescolando le parole.