Picnic en Mashpi: lecturas y libros en un bosque tropical

 

18076864_766892586803802_1791208941901097749_o.jpg

Lugar: Mashpi
Fecha: 22 de abril de 2017
Mediación: Anapau, Paola y Emilia
Fotos: Paola
Reseña: Emilia y Paola

Atrás quedó el tráfico y las grandes avenidas con pasos a desnivel que anunciaban la salida norte de la ciudad de Quito. Poco a poco los paisajes fueron cambiando desde canteras desérticas, pasando por monumentos piramidales, edificios salidos de contexto y museos de sitio, hasta rodearnos del color verde de las montañas que se abrían paso entre quebradas y cascadas. Luego vino algo de neblina y lluvia que pidieron una parada de café y empanada de verde para apaciguar el hambre.

Volvimos a revisar las instrucciones para llegar, teníamos por delante varias curvas y la humedad que ya se iba metiendo en la piel. Después de pasar por la comunidad de Pachijal el camino se dividió en dos, y entre sombras de cedros, alisos, helechos y bromelias llegamos al letrero de bienvenida a “Pambiliño”. Al bajarnos, lo primero que vimos al pisar la tierra mojada fue el cielo completamente despejado, el cuello no nos daba para seguir doblándolo hacia atrás en busca de más brillo y más oscuridad, de más estrellas y constelaciones, la noche era inmensa y Mashpi ya nos anticipaba que serían días bellos y transformadores.

18121722_766893433470384_6321470800565370254_o.jpg

Emi, quien creó la iniciativa “Juguemos en el bosque”, nos recibió a la luz de velas y el movimiento de las hamacas, nos dijo que nos instalemos y que la cena estaba lista. Anapau nos mostró el camino hasta la maloca donde armamos las carpas. La casa estaba llena, artistas (titiriteros y teatreras) que también colaboraron en el vacacional, voluntarios de distintas partes del mundo y familias de fincas cercanas que apuestan a la sensibilización ambiental nos sentamos a la mesa a compartir alimentos sanos realizados con paciencia y dedicación (una mención especial a la compota de plátano con chocolate y nibs de cacao).

El día siguiente amaneció entre trinos de pájaros y un buen desayuno; y comenzaron a llegar los niño/as de la comunidad de Mashpi. En la zona habitan algunas familias colonas que llegaron a trabajar en grandes fincas de monocultivos de distintos productos agrícolas, principalmente, palmito y palma. Alrededor de 20 personas cantamos y movimos el cuerpo con unas rondas infantiles “rápido, rápido, rápido” y “leeeento, leeeento, leeeento” y bajamos a las orillas del río para disfrutar del “Picnic de Palabras”.

18121441_766893203470407_2062153615756680283_o.jpg

Mientras escuchábamos el sonido del agua fluyendo y llenábamos los pulmones de aire limpio, rodeados de la naturaleza de esta área protegida del cantón Quito, leímos sin parar. En parejas, en pequeños grupos o solos compartimos lecturas en voz alta sobre malvados conejitos, hombres de color, monos campeones y decenas de historias que nos estimularon la imaginación –creación de imágenes mentales-, proceso esencial para entender el mundo y actuar en él. Después, interactuando colectivamente leímos “Colores” de Hervé Tullet, primero con la mano mágica, después con pinceles y témperas, mezclamos y creamos el púrpura, naranja y verde. Sentados en círculo cerramos la jornada comiendo galletas y maní de dulce, y cantando mientras veíamos las ilustraciones del libro “Duerme negrito” (Paola Valdivia), acompañados por percusión y guitarra. Por último, todos los que deseábamos, chapuzón en el cristalino río Mashpi, nados hasta rocas, clavados, escalada y saltos desde sogas colgando de árboles, juegos con piedritas, pinturas corporales con “lápices de roca”, y esa deliciosa sensación corporal de frescura y tranquilidad.

Sumamos a las vivencias algunas perdidas por el bosque subtropical y caminatas explicativas sobre agricultura ecológica y restauración de ecosistemas degradados, y evidenciamos que la propuesta sobre desarrollo sustentable y conservación, que irradian las familias de las reservas de la zona, trasciende el discurso, se experimenta en el cotidiano como una forma de vida. Alegres y pensativos partimos a la ciudad tras la oportunidad de convivir en este espacio y recuperar ese vínculo con nuestro hábitat, sonriendo ratificamos que “en cada caminata con la naturaleza, uno recibe mucho más de lo que busca” John Muir.

Cambio de planes en la Paloma, Uruguay

15016288_10154686162484450_8008108271212838854_o.jpg

A veces las cosas no salen como esperamos y hay que cambiar los planes con felices resultados. Por: Laura Lovob

Después de una semana de lluvias, preparamos el Picnic con mucha alegría y nos pasó algo terrible… ¡No vino nadie!

Parece que acá antes de que empiece el verano, mucha gente entra en una especie de locura de prepararse para la llegada del turismo. Los artesanos acumulan artesanías para esa fecha, acomodan las casas para alquilar, cortan el pasto… en fin, fue una gran decepción, pero ya estamos pensando en cambiar de lugar y hacer el próximo en un lugar más concurrido por los turistas a ver qué pasa la próxima.

De todos modos, decidimos no darnos por vencidos y seguimos adelante con dos Picnics fuera de programa. Acompañamos a la Escuela Puente Azul de La Pedrera en su fiesta de la Primavera. Hicimos un Picnic frente al mar, mientras algunos remontaban cometas. Fue un Picnic pequeño, participaron unos 12 niños con sus padres, estrenamos unos banderines coloridos y pasamos una tarde de sol preciosa rodeados de amigos.

15000711_10154686161689450_8155569868176157197_o.jpg
También participamos del Festival Arte Escuela Abierta junto a la Escuela de la Paloma y la de Costa Azul. Ese fue un Picnic enorme (imposible contar cuántos niños se sentaron a leer con nosotros)  Tuvimos la ayuda de las lectoras voluntarias del programa La Paloma Lee, de la escuela, y a Horacio Cavallo como autor invitado. Horacio habló con los chicos, les leyó varios poemas de su libro Figurichos y respondió muchísimas preguntas y escuchó sugerencias sobre nuevos animales para inventar. Después, los que tuvieron ganas, pudieron crear su propio figuricho y algunos hasta se animaron a escribir un poema. Lo hicimos en los dos turnos de la escuela, así que fue un día largo y realmente inolvidable, con una lluvia que se aguantó hasta el final y una niebla que venía del mar pero no llegaba a acercarse del todo.

 

Moverse para conocer nuevos lectores en Quito, Ecuador

Lugar: Parque El Ejido
Fecha: 22 de octubre de 2016
Mediación: Sofi, Majo, Karina y Emilia
Fotos: Sofi y Emilia
Reseña: Emilia

Esta vez nos dimos cita en un nuevo parque porque quisimos aprovechar un evento coyuntural que ocurría muy cerca: Hábitat III, este encuentro trajo a muchas personas de distintas partes del mundo para conversar sobre el futuro de las ciudades. Así que con algunos libros seleccionados, nuestras clásicas sombrillas y los manteles nos dirigimos a “El Ejido” que se encuentra en un punto estratégico de Quito, justo cuando se acaba el centro histórico y ya comienza la parte más “moderna”.

14732138_668477863311942_8941348491461592380_n

Junto a Sofi y sus amigas, todas movilizadas en bicis, empezamos a organizar el espacio. Elegimos un lugar visible y fácil de reconocer para quienes se habían enterado del evento a través de facebook pero luego empezamos a dudar si era el más adecuado, ya que no veíamos a muchas familias por el sector. Sin embargo, como por arte de magia, algunos niños se vieron atraídos por los colores que saltaban en el lugar. Los primeros en llegar, un niño de unos 8 años y su madre, se acercaron a mirar el menú ofrecido en los manteles y él después de ojearlos rápidamente, escogió “Sofi tu mirada” escrito por Liset Lantigua con ilustraciones de Sozapato, publicado por Zonacuario. Pensé que esta elección, un libro de una editorial nacional, fue una respuesta a la familiaridad que le trajo el título y la portada, luego empecé a reflexionar sobre la importancia de tener ese tipo de obras (fácilmente reconocidas a primera vista y con los criterios que cumplen todos los libros de Picnic) y me vino a la mente todas las consecuencias poderosas que esta acción puede generar en el imaginario lector de nuestros visitantes.

14610974_668477143312014_3102597131016681846_n
Luego de estas conversaciones internas que tuve, llegó Valentina, una niña de 6 años que junto a su madre se sentaron en el mantel donde yo estaba. Al estar tan cerca fue inevitable no escucharlas, “voy a buscar otro ma” decía ella apenas veía que estaba por terminarse el libro. Volvió a llamar mi atención que lo que buscaba era algo similar a lo que ya había leído, buscaba otras portadas con Willy, el famosísimo mono de Anthony Browne. Cuando volvió a levantarse, le mostré “Ramón preocupón” del mismo autor, abrió los ojos y vi que su mirada se sorprendía con este encuentro. De nuevo me senté a pensar en cómo se pueden tejer esos puentes a través de lo conocido hacia lo desconocido o mejor, quizás hacia lo un poquito menos conocido, y así poco a poco hacer recorridos lectores que permitan acercarnos a nuestros gustos.
Cuando me despegué de mis pensamientos y de chismosear en las lecturas de Valentina y su madre, me di cuenta que todos los manteles estaban llenos. Cada una de las voluntarias estaba leyendo con un niño o una niña diferente, no había muchos adultos, los niños llegaron solos y eso generó algo de duda. Luego, mientras conversaba con Sofi, me contó que eran hijos de los señores que vendían en algunas carpas instaladas en el parque. Algunos no habían tenido mucho contacto con la lectura pero estaban encantados con los libros.

14915188_668483576644704_9061200076454229972_n

Majo, otra voluntaria, estuvo conversando con un niño sobre la importancia de aprender quichua, él le contó que sus padres hablaban pero que a él le daba vergüenza, así que Majo le animó a que aprenda y le confesó que a ella le encantaría saber y en seguida todas nos sumamos a esta confesión. Después de pensarlo, el pequeño pareció sentirse un poco más convencido. Es triste mirar cómo intentamos tapar, por vergüenza (propia o ajena), nuestras raíces, todos lo hacemos casi sin darnos cuenta, así que este encuentro fue otra sacudida en el Picnic.

Ya casi al final de la segunda hora, llegaron algunas amigas extranjeras de Sofi que vinieron para Hábitat III. Ellas, aunque hablaban poco español, se sentaron a escuchar con mucha atención las lecturas de Sebastián y además cuando terminó le obsequiaron una monedita de Canadá que habían traído para los niños. Otro encuentro bonito que hubo al final de Picnic, fue el de Sheila con su papá. Ella, de 6 años había pasado todas las dos horas yendo y viendo de libro en libro y de voluntaria en voluntaria, hasta que su padre, un poco asombrado se acercó para ver qué es lo que estaba haciendo. Le invité a sentarse y Sheila se animó a mostrarle que sí puede leer. Tomó “Dos pajaritos” un libro de imágenes de Dipacho y se puso a contarle toda la historia de principio a fin, él me miraba como buscando una respuesta a lo que estaba haciendo su hija, yo le dije que eso también es leer, que nos han hecho pensar que solo se lee letras pero que la lectura de imágenes es igual o a veces más importante.

Y acabo con esta pequeña frase de Teresa Durán para recordar la necesidad de tomar consciencia sobre lo que implica leer “antes de saber leer se ha de saber sentir… Amamos a quien nos habla y, también y sobre todo, a quien nos escucha. Igualmente, sin duda alguna, amamos la imagen de quien nos habla y nos escucha. Porque la imagen es también comunicación, una comunicación muy especial que se transforma en conocimiento”.

Picnic de Palabras delivery desde Argentina

Parte de la esencia de Picnic de Palabras es el querer llegar a más lectores y replicarnos entre nuestras comunidades, ciudades y países. Esto fue lo que le paso a Selva cuando decidió salir a visitar a los que normalmente son los que la visitan. Por: Selva Bianchi

pcinic delivery 1

El domingo 31 de mayo fuimos a Parque Chacabuco en nuestro segundo picnic Delivery. Eso siginifica que nuestro tradicional picnic itinerante, ahora se realiza en la plaza de la capital federal que eligen los vecinos. Teníamos anunciada a una narradora que a último momento no pudo venir porque tenía a su hija enferma.

Como siempre que vamos a un lugar nuevo, el picnic también es distinto. La gente, aunque esté picnic delivery 2separada por algunas cuadras de distancia, no es la misma en un barrio que en otro. No sólo se acercan a distintos libros sino que tienen una manera distinta de relacionarse con la propuesta. Los espacios grandes y llenos de gente no siempre implican más concurrencia al picnic. Cerca se instaló un taller de pintura para chicos, en la fuente había una obra de teatro con parlantes y música. Todo esto vino después de que nosotros eligiéramos el lugar. Así y todo resultó muy interesante. Hubo muchos vecinos que se acercaron a través de facebook.

delivery 4

Una chica adolescente se acercó, estacionó su bicicleta trayendo su propio libro y eso fue algo que no había sucedido antes. Parece que el espacio de Picnic es contagioso y propicia la lectura incluso para aquellos que no les interesa servirse de nuestro menú.


Muchos niños pequeños que todavía no saben leer elegían libros a través de las imágenes. Hasta hubo un par de amigos que buscaron en los manteles todo lo que hubiera sobre dinosaurios y cotejaban la información en los distintos libros.

delivery 3
Cantidad de personas:40