Palabra por o: observación

Bitácora del 30 de octubre de 2016

Por Teresa Farfán.

San Pedro Garza García, Nuevo León, México

14732296_606569986190343_5224263268008482762_n

Estamos muy felices de avisarles que Picnic de Palabras en San Pedro de Pinta vuelve a estar activo todos los domingos. Gracias a Lucila por ponernos en contacto con Avril y el maravilloso grupo de voluntarios que nos van a ayudar todos los domingos, ellos son Juan, José Ángel, Andrés, Patricio y Nicolás, todos son estudiantes de 5to semestre de preparatoria, van a hacer con nosotros su servicio social.

Les cuento como nos fue hoy, llegamos a las 11:30 a.m., tuvimos 24 familias, 69 asistentes y ocho voluntarios. Uno de los asistentes era francés y una familia era italiana.
Era muy lindo porque al caminar entre las familias escuchabas francés, italiano, inglés y español. Una familia estaba hablando con su hija en inglés, ya no investigue si eran mexicanos o no. Necesito hablar con las embajadas y los consulados para conseguir libros.

14690909_606575696189772_6650368461142604376_n

Lo más divertido, fue ver pasar al perro que iba de Lobo Feroz disfrazado de abuelita con el cazador. El hermoso perro disfrazado de vampiro. El primer niño que llego disfrazado de pirata y el que se disfrazó de calavera, también llego un niño de astronauta y Avril le dio un libro sobre las estrellas. Llegaron dos enormes Gran danés con una familia.

14908416_606572199523455_5687889567193423612_n

Y lo más hermoso los gritos de los niños y las familias invitando a más familias a platicar con ellos y a leer. Ver los manteles otra vez llenos con muchas familias, ver muchos papas solos con sus niños poniéndole todo el entusiasmo al contarles el libro. Escuchar a una niña que le dan a elegir “¿Quieres que te lea yo o tu papá?”, le preguntó uno de los voluntarios. Y la niña responde –“Mi papá.” 8 familias eran de papá con sus hijos.

14907247_606574222856586_151906438239167693_n

Estoy detectando familias en que la mamá le lee al hermanito más grande o a la hermanita y no incluyen al bebé de meses que está en la carriola o jugando con los libros, solito.
Si tienen recomendaciones para lectura con bebés de meses para ayudar a estas familias por favor escríbanme.


Saludos a todos y felices Picnic de Palabras.

Anuncios

Lectura y perros, Monterrey, México

Entre el pasado y presente se tejen historias para darle vida a la palabra. Hoy, sacando a la luz, lo que suele estar en la sombra, en el silencio, y que al notarlo, nos damos cuenta de la capacidad que tenemos para transformar la realidad de nuestras comunidades. Por: María Teresa Farfán

Bitácora del 5 de julio en San Pedro de Pinta

De camino a San Pedro de Pinta se veía sospechoso, una patrulla del municipio de Monterrey antes de entrar al puente de San Pedro no pintaba bien la cosa, dos patrullas con luces prendidas donde sólo se pone una y se veía un poco bajo de asistencia de personas. Puede ser por las vacaciones o por los problemas del municipio (tuvieron balacera por persecución el sábado en la madrugada).

picnic 5

Hoy fue un día lindo, estaba nublado, regaron el pasto y nos dimos unas cuantas vueltas antes de poner los manteles, el pasto se sentía seco y la tierra no se pegaba a los manteles. Por segunda vez había popo de perro. La semana pasada también. Tienen prohibido dejar el popo de las mascotas, es obligación de los dueños cargar bolsitas para levantarlas.

Mi esposo esta vez puso muchos palitos alrededor del asunto para que no lo fueran a pisar. No tenemos voluntarios que quieran levantar popo de perro, la semana pasada puso una piedra. Esta semana el asunto salió mal un niño pequeño tomo uno de los palitos y se ensucio la mano de …. Creo que tenemos que animarnos a levantar esos popos. Ya les avise a los de San Pedro de Pinta para que pongan de nuevo los letreros de levantar el popo de su perro, antes iba un patrocinador tenía unos huesitos de plástico donde ponían bolsitas que se podía poner al collar de las mascotas. Hace mucho se nos manchó un mantel con popo, de seguro lo levantaron porque no nos dimos cuenta que había algo en el pasto, es complicado en un lugar a donde van muchos perros.

picnic 2


La música estaba linda, era un solista con guitarra cantando baladas. Si vinieron nuestros vecinos de ajedrez. Esta vez puse los libros muy cerca del árbol. En esta ocasión leímos el libro de Sandokan, estábamos solas y al vernos leer se acercó un grupo de cuatro jóvenes, se quedaron a leer cuentos entre ellos, no quisieron ser voluntarios. Después llego una familia que ya había asistido, fue la primera que se registró cuando los contaron dijeron tres, y un hermanito dijo –Somos 4, su mamá dijo – No descubras. Tiene pocos meses de embarazo.

picnic 3

Tuvimos 11 familias, en total 31 asistentes. Y hoy se rompió “¡Fuera de aquí horrible monstruo verde!”, una de las hojas la jalo muy fuerte una pequeña, la abuelita estaba muy preocupada, le dije que no tenía que pagar nada y que si quería trajera un libro ilustrado que no usara, quería regresarme el libro pero la niñita quería seguirlo viendo, le dije que siguieran viéndolo. Voy a investigar con qué puedo pegarla que no dañe el libro. La hoja esta rasgada. La mamá del niño que va todos los domingos a leer el cuento, él ya se lo cuenta a su mamá, me pidió que lo siguiera llevando. Necesito un buen remedio para arreglar esa hoja.

 

Entre portugués, japonés y español, palabras para el alma, San Pedro de Pinta, Monterrey, México

Ha sido un año lleno de historias, de familias que se encuentran y que nos encuentran en diferentes parques de Latinoamerica. Hoy traemos una historia de febrero desde San Pedro de Pinta. Por: María Teresa Farfán

En Guadalupe estaba chispiando en la mañana, donde yo vivo. Llame a Roble, la organizadora de San Pedro de Pinta, me dijo que no estaba lloviendo y que me podía prestar mesa y toldo. Así que nos fuimos, llegamos a las 11:20 a.m. y decidimos no ponernos bajo el toldo, era el área de los de trueque de libros. Mejor nos fuimos cerca de los que juegan ajedrez, nos llevamos todas las sillas que encontramos y dejamos espacio para que los niños pudieran sentarse. Llego Alejandro, un voluntario que está estudiando su carrera en Japón, está de vacaciones y Sávio un estudiante de intercambio de Brasil. También fue Etery.

foto 2

Leyeron en portugués y mucho en japonés. A los niños les encantan los libros en japonés. Sávio les leyó varios
cuentos entre ellos El patito feo, uno de pájaros con sonido, venían pájaros nativos de Brasil. Los llevaba en su Ipad, les mostraba las imágenes del cuento a los niños mientras se los leía. Fueron en total 14 familias. Un total de 62 asistentes, más cinco voluntarios. Sávio se la paso muy bien leyéndoles cuentos a los niños. Dice que muchas palabras en portugués si las entendían los niños porque se parecen al español.

foto 1

Etery y Alejandro tuvieron mucha participación por parte de los pequeños. A uno de los niños que les leyó cuentos Etery, le gustaba explicar el cuento, lo entendía por las imágenes y lo contaba. Y coincidía lo que él decía con lo que estaba escrito en japonés. En esta ocasión una familia escucho uno de los cuentos en japonés y quiso seguir escuchando otro cuento más del mismo Darumachan, así que cambiaron de lugar con otro voluntario. Etery, se dio cuenta que usa muchos recursos de los narradores al leer los cuentos en japonés, como el uso de varios cambios de voces, mover las manos, la cara, les preguntaba para que participaran, les decía frases incompletas en español, les decía palabras en japonés para que las repitieran, les explicaba sobre la cultura japonesa.

A Alejandro le costó un poquito de trabajo leer el cuento porque estaba en hiragana (es uno de los silabarios que usan los japoneses), es el que aprenden los niños y necesitaba los kanji para saber dónde terminaban las palabras. Al llegar preparo uno de los cuentos antes de leerlo a las familias. Al invitar a una familia una de las niñas escucho que había cuentos en japonés y se puso muy feliz, quería escuchar los cuentos en ese idioma. A las mamás les gustaba mucho como leían los cuentos los voluntarios.

Llego una psicóloga de Estados Ufoto 3nidos y me dijo que le gusta mucho el libro de “Fernando el furioso”, que lo usa mucho con los niños, venía con una amiga, ambas se quedaron a leer varios libros.
También había niños que no quería escuchar cuentos en otro idioma y preferían quedarse con su mamá y que ellas les leyera. Unos niños muy pequeños escucharon el principio de uno de los cuentos en japonés y después se pusieron a ver los libros que estaban sobre la mesa.

Es la primera vez que tenemos tantos participantes con mesas y sillas. El pasto estaba muy mojado.
La mayoría de las personas que asistieron fue por invitación al verlos pasar cerca, era la primera vez que asistían, sólo dos familias ya habían venido. Nuestra próxima lectura en voz alta en varios idiomas es el 1 de marzo con la celebración del Worl Read Aloud Day, vamos a participar con varios colegios bilingües que lo están organizando.

Entre el frío y el calor volvemos a San Pedro de Pinta, Mexico

En ocasiones el clima puede ser nuestro enemigo. Hasta que un día baja la temperatura y las familias regresan, después de varios días de mucho calor. Por: María Teresa Farfán

Estoy muy feliz: volvieron. En las últimas dos semanas tuvimos muy poquita asistencia. Los niños estaban de vacaciones y hoy le pregunte a una mamá por qué no habían venido. “Hacía mucho calor, hoy como que se siente menos”. Si hoy estaba nublado en la mañana y las personas regresaron. Había muchas personas en San Pedro de Pinta, estaba segura que hoy venían más personas porque mañana entran a clases.

foto 4Hoy tuvimos tres familias de Corea y nos visitaron estudiantes de intercambio de Hong Kong. La semana pasada vino una mamá con su hijo, eran de Irán. No lleve muchos libros en inglés, sólo dos, necesito más  para las familias de otros países. Creo necesitamos libros ilustrados en coreano. Estoy muy contenta porque una mamá nos contó el cuento de El libro de los cerdos, de Anthony Brown en coreano. Ya lo había leído antes en coreano y nos contó lo que recordaba. Las otras dos mamás y sus hijas escuchaban atentas.

Leímos cuentos de kamishibai. Necesito cuentos nuevos también. Se registraron 14 familias , más las que no se registraron. Lo más lindo es que se ocuparon todos los manteles. Teníamos una o dos familias muy lectoras. Y después llegaban las amigas de una de las niñas y se quedaba viendo libros con ella.

foto 2

Había un pequeños lector, al que le gustaba que le contara los libros, llego su mamá y me dijo, el sí sabe leer, era un niño de preescolar, se quedó su mamá a acompañarlo en su lectura. Fue un Picnic lindo. Etery les leyó un cuento en español a las mamás de corea y a una de las niñas, estaban muy atentas. Ninguna de las mamás sabe español. Es lindo saber que podemos escucharnos en diferentes idiomas y entendernos un poco a través de un libro ilustrado. Etery dice que la mamá le explicaba algo a su hija de la imagen. El libro era Denver, de David McKee.

Al final, una de las chicas de Hong Kong va a venir a leer el día de la lectura en varios idiomas. Habla poquito español y muy bien inglés.