Historias para jugar

picnic06122016_01

Cuando Lizeth Laborem, de Pemica, una distribuidora de equipos para aeropuertos, nos llamó para ser parte de una actividad que sus empleados estaban organizando en el Museo Arturo Michelena, el 6 de diciembre, para un grupo de niños de La Pastora, no lo dudamos ni un segundo.

La Pastora es una parroquia ubicada en al noroeste del centro histórico de la ciudad de Caracas y conserva todavía casonas que datan del siglo XVI. El Museo Arturo Michelena funciona en el antiguo taller del pintor colonial. La casona del siglo XIX y la amplia colección de obras de Michelena atesorada en ella, fue dejada como un legado a la nación venezolana por su viuda en 1958 y desde entonces está abierta al público.

En este Picnic de Palabras tan especial quisimos que nos acompañara Norma Guatarama. Desde muy temprano en la mañana nos aventuramos cargadas de nuestros manteles, libros, títeres e instrumentos por las empinadas calles de La Pastora en busca del museo. Apenas terminábamos de armar la escenografía en una sala decorada con reproducciones de obras del artista donde nos ubicaron, cuando un tropel de niños irrumpió y llenó los manteles de cuadritos.

Comenzamos la sesión con el libro-juego Un caracol trasnochador de Mercedes Rodríguez y Guido Van Genechten. Luego contamos Oscuro muy oscuro de Ruth Brown, jugamos con las adivinanzas de No se aburra, de Maité Dautant y María Elena Repiso, y Pin uno pin dos, de Arturo Navarro y Rosana Faría. Luego todos los adultos participaron con títeres en el cuento Cuí cuí cuidado, animales al volante, de Marilyn Pérez Falcón y María Elena Repiso. Cantamos Sambalele y Los exploradores y terminamos con algunos de los Conjuros y sortilegios de Irene Vasco.

Los niños cantaron, rieron y participaron activamente de todos los juegos al igual que los adultos que los acompañaban. Durante la merienda con la que se cerró el Picnic, aprovecharon para decirle a Norma lo divertida que era y lo mucho que habían gozado y aprendido.

Nos sentimos felices de haber abierto una nueva puerta para Cuentos del escarabajo que nos permita realizar muchos nuevos Picnic de Palabras en el venidero año 2017.

Anuncios

Celebrando a Roald Dahl en Venezuela

picnicdahl_01

Cuentos del escarabajo organizó recientemente una serie de Picnic de Palabras para celebrar los 100 años del natalicio de Roald Dahl.

Durante los días 6 y 8 de septiembre, gracias al apoyo de Cultura Chacao, tuvimos actividades especiales en la Ludoteca de Los Palos Grandes en Caracas, tanto en la mañana como en la tarde. Hubo sesiones de lectura en voz alta de algunas de sus obras como ¡Qué asco de bichos!, El dedo mágico y Cuentos en verso para niños perversos, así como fragmentos del Gran Gigante Bonachón. Durante las sesiones de la tarde se presentaron, además, las películas Charlie y la fábrica de chocolate y la versión animada del Gran Gigante Bonachón. Los niños también colorearon al Gigante y dibujaron o escribieron sus sueños en un tarro de sueños.

picnicdahl_05

En la comunidad El Calvario, en El Hatillo, con la ayuda de Cultura El Hatillo y la Cooperativa El Carmen, se organizó el día 10 de septiembre una pequeña fiesta de cumpleaños para el autor. Los niños decoraron el lugar con globos, guirnaldas, fotos del artista y dibujos de sus personajes. Durante esa mañana se leyó El cocodrilo enorme y la versión de Caperucita Roja de Cuentos en verso para niños perversos, así como unos fragmentos del Gran Gigante Bonachón. A partir de esta última obra, que los niños conocían bastante bien, se hicieron algunos juegos de palabras. Luego los niños colorearon personajes de Dahl y apuntaron sus sueños en los tarros del gigante. Al final compartimos una merienda. Esta última actividad fue reseñada por un diario de circulación nacional.

Nos sentimos muy felices de habernos sumado a esta celebración mundial y quisiéramos compartir con toda la comunidad de Picnic de Palabras algunas fotografías de los eventos.

Palabras de esperanza en El Hatillo, Venezuela

De cada rincón construimos historias alrededor de lo que nos sucede, nos gusta compartir con otros y saber que juntos estamos cambiando el mundo. Soñar es una acción que no podemos dejar que se extinga y por eso estamos aquí, hoy, contando y compartiendo una nueva historia. Por: Larissa Hernández

La Alcaldía de El Hatillo, a través de su plataforma cultural, turística y deportiva Vive El Hatillo, realizó por primera vez el Festival del Libro Infantil y Juvenil (Flij 2016) durante los días 15, 16 y 17 de julio. El evento reunió a escritores, ilustradores, editoriales y diversos actores culturales de Venezuela, brindándoles a los asistentes una variada agenda de actividades dirigidas a niños y jóvenes en espacios públicos del municipio.

IMG_0099.JPG

Gracias a la invitación de Vive El Hatillo, el Picnic de Palabras de Cuentos del escarabajo se llevó a cabo en la Plaza Bolívar de El Hatillo los días viernes 15 y domingo 17 y en el Centro Social y Cultural Don Henrique Antonio Eraso el sábado 16, acompañados de la Biblioteca Trino de Jesús Parra que llenó nuestros manteles de libros a través de su programa de lectura “La Biblioteca va a la plaza”.

El viernes nos acompañó Cristina Molinati quien logró captar la atención de los niños con su juego de cazar palabras. Luego contó Los tres lobitos y el cochino feroz, de Eugene Trivizas, Los secretos de abuelo sapo, de Keiko Kasza, representado por adultos y niños del público, No se aburra, de Maité Dautant, y cerró con Cuello duro, de Elsa Bornemann, con una ronda de niños con máscaras de animales que masajeaban a una jirafa con tortícolis.

IMG_0171.JPG

Norma Guatarama, por su parte, abrió sus presentaciones con Vamos a cazar un oso, de Michael Rosen, representó con títeres y máscaras El perro del cerro y la rana de la sabana, de Ana Maria Machado, le cambió la ropa a Maisy en el libro Maisy se va a nadar, de Lucy Cousins, asustó a los niños con La mano sangrienta, de Luis Pescetti, cantó Chúmbala cachumba de Ekaré, y dos hermosos cantos indígenas en honor a sus ancestros kariñas.

Sueña, Vive, Lee era el lema oficial del Flij 2016, y fue eso lo que logramos con los más de 100 niños que atendieron a nuestro Picnic de palabras durante estos 3 días de festival. Esperamos que iniciativas como ésta se multipliquen y nos brinden la oportunidad de llevar este proyecto que nos une.

IMG_0176.JPG

Nosotros continuaremos con nuestros Picnic de Palabras en el barrio El Calvario de El Hatillo los primeros y terceros viernes de cada mes, valiéndonos de la lectura para incidir positivamente en los problemas de violencia y en la reconstrucción del tejido social.

 

Picnic de Palabras con los cuentos del Escarabajo

Cerramos el mes con la inauguración de nuestro primer Picnic de Palabras en Venezuela. Por: Larissa Hernández

IMG_0072.JPG

Ayer, sábado 23 de abril, Día Internacional del Libro, atendimos la invitación que nos hiciera la Alcaldía de El Hatillo a celebrarlo en la Plaza Bolívar del casco histórico de este turístico pueblo.

Nuestro Picnic de Palabras estuvo acompañado por la unidad de la Biblioteca Móvil de Cuentos del Escarabajo, un pintoresco Volkswagen Escarabajo decorado con mariposas de colores y lleno de cuentos para niños.

IMG_0074.JPG

Más de 25 niños se mantuvieron atentos a la lectura de cuentos por parte de la reconocida cuentacuentos Norma Guatarama. Ella organizó la sesión en torno a cuentos y poemas de animales y trabajó con los libros ¡Que viene el lobo!,  Chamario, Me comería un niño, No se aburra y ¡Cui, cui, cuidado!

Desde el comienzo de la actividad se destacó la importancia de la lectura en familia y cómo existen distintas posibilidades para despertar el interés de los niños.

IMG_0082.JPG

Luego de casi una hora de lecturas y juegos, abrimos espacio para la lectura libre de cuentos en los manteles. Muchos niños, especialmente los más pequeños, corrieron a los bancos a buscar a sus padres con los libros que querían les leyeran, mientras otros padres sí utilizaron los manteles y leyeron allí con sus hijos.

Esperamos que pronto nos asignen al menos un parque fijo para realizar nuestro Picnic de Palabras regularmente que nos permita reforzar la idea de que esta es una actividad para leer en familia y despertar en los niños el amor por los libros.