Alfombra voladora

Firenze, 30 de septiembre 2016

img_4404

Por: Andrea Gasparri

La primera persona que vino acercándose a la cobija debajo del pequeño roble en Piazza Tasso fue Paste (dulces). Este señor mayor, que habrá tenido mas o menos 70 años, se complementa con nosotros por el trabajo que íbamos a empezar con los niños. Se tomó un tiempo para contarnos que en esta plaza todo tiene un apodo, como por ejemplo su amigo Sonrisa… “Le dicen así porque el siempre sonríe. A mi  en cambio me dicen Paste, porque cuando era chiquito, y en aquella época se sufría mucho el hambre, iba de panadería en panadería para pedir los dulces que habían salido mal o las migas que quedaban en las bandejas  del las bandejas.”

De ahí poco a poco llega los niños… Remolinos de cuentos, explosiones de risas, carreras, persecuciones juegos a “hacemos que yo soy… y vos sos…” Nosotros nos llevamos bien con los pibes de la plaza, y con los adultos también, estos gigantes que se asombran que todo lo que ofrecemos es gratis, de onda… Y las abuelas nos alientan a seguir haciendo el Picnic di Parole, mientras que los papás se acercan y empiezan a escoger entres los libros que presentamos.

img_4403

Los niños y las niñas como siempre al principio son pocos… pero luego de unos minutos ya se multiplican las cabezas. Cuentos que engancha cuento y que tira a otro cuento hasta que la cobija se transforma en una alfombra voladora.

Ya nos estamos organizando para el mes de octubre… Ya volveremos a la plaza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s