Alfombra voladora

Firenze, 30 de septiembre 2016

img_4404

Por: Andrea Gasparri

La primera persona que vino acercándose a la cobija debajo del pequeño roble en Piazza Tasso fue Paste (dulces). Este señor mayor, que habrá tenido mas o menos 70 años, se complementa con nosotros por el trabajo que íbamos a empezar con los niños. Se tomó un tiempo para contarnos que en esta plaza todo tiene un apodo, como por ejemplo su amigo Sonrisa… “Le dicen así porque el siempre sonríe. A mi  en cambio me dicen Paste, porque cuando era chiquito, y en aquella época se sufría mucho el hambre, iba de panadería en panadería para pedir los dulces que habían salido mal o las migas que quedaban en las bandejas  del las bandejas.”

De ahí poco a poco llega los niños… Remolinos de cuentos, explosiones de risas, carreras, persecuciones juegos a “hacemos que yo soy… y vos sos…” Nosotros nos llevamos bien con los pibes de la plaza, y con los adultos también, estos gigantes que se asombran que todo lo que ofrecemos es gratis, de onda… Y las abuelas nos alientan a seguir haciendo el Picnic di Parole, mientras que los papás se acercan y empiezan a escoger entres los libros que presentamos.

img_4403

Los niños y las niñas como siempre al principio son pocos… pero luego de unos minutos ya se multiplican las cabezas. Cuentos que engancha cuento y que tira a otro cuento hasta que la cobija se transforma en una alfombra voladora.

Ya nos estamos organizando para el mes de octubre… Ya volveremos a la plaza.

Anuncios

Celebrando a Roald Dahl en Venezuela

picnicdahl_01

Cuentos del escarabajo organizó recientemente una serie de Picnic de Palabras para celebrar los 100 años del natalicio de Roald Dahl.

Durante los días 6 y 8 de septiembre, gracias al apoyo de Cultura Chacao, tuvimos actividades especiales en la Ludoteca de Los Palos Grandes en Caracas, tanto en la mañana como en la tarde. Hubo sesiones de lectura en voz alta de algunas de sus obras como ¡Qué asco de bichos!, El dedo mágico y Cuentos en verso para niños perversos, así como fragmentos del Gran Gigante Bonachón. Durante las sesiones de la tarde se presentaron, además, las películas Charlie y la fábrica de chocolate y la versión animada del Gran Gigante Bonachón. Los niños también colorearon al Gigante y dibujaron o escribieron sus sueños en un tarro de sueños.

picnicdahl_05

En la comunidad El Calvario, en El Hatillo, con la ayuda de Cultura El Hatillo y la Cooperativa El Carmen, se organizó el día 10 de septiembre una pequeña fiesta de cumpleaños para el autor. Los niños decoraron el lugar con globos, guirnaldas, fotos del artista y dibujos de sus personajes. Durante esa mañana se leyó El cocodrilo enorme y la versión de Caperucita Roja de Cuentos en verso para niños perversos, así como unos fragmentos del Gran Gigante Bonachón. A partir de esta última obra, que los niños conocían bastante bien, se hicieron algunos juegos de palabras. Luego los niños colorearon personajes de Dahl y apuntaron sus sueños en los tarros del gigante. Al final compartimos una merienda. Esta última actividad fue reseñada por un diario de circulación nacional.

Nos sentimos muy felices de habernos sumado a esta celebración mundial y quisiéramos compartir con toda la comunidad de Picnic de Palabras algunas fotografías de los eventos.

Huele a primavera desde La Paloma, Uruguay

14500646_10154545723509450_7593973754193335968_o

Por: Laura Labov

Este fue un Picnic distinto por varias razones. La primera fue el sol y la primavera que ya se dejan ver y muestran la parte más linda de vivir en esta zona.

La feria estaba llena de gente, no sólo los feriantes como pasaba últimamente, y el humor de todos era especial después de muchísimos días de lluvia. También, por primera vez, tuve colaboradoras. La verdad que es distinto hacerlo con la ayuda y la compañía de otros adultos. Una mamá que conocí en un picnic anterior y otra que trabaja conmigo en el programa de lectura en voz alta en la escuela vinieron a leer con nosotros y trajeron libros y amigos.

Los papás y las mamás también se acercaron esta vez a leer con sus hijos. (Igual seguimos siendo pocos, pero a medida que se acerque el verano seremos más). Me encanta reconocer que hay niños que ya van conociendo los libros y vuelven a buscarlos.

Además de sol, también estrenamos mantelitos y colgamos libros.

¡Acá van las fotos de este Picnic chiquito, pero alegre!
Asistentes: 12

New York: full of stories

 

We’re inching toward becoming a park staple, with increased engagement as the last weekends of summer break rolled around. Might require some additions to our “cadre” of picnic blankets! Always an encouraging sign.  By: Emily Pelleryn

 

img_0582

The air has not quite cooled off in New York City… and yet, we found our beautiful patch of shade a couple weekends back at Maria Hernandez Park in Brooklyn, settled in, and hosted a bustling rotation of kiddos for the August rendition of Picnic de Palabras.

Wet from playing in the park’s fountain, some readers brought over their towels and set up their own “mats” next to ours, bringing books to their spaces and extending our footprint. Others, as was the case last time, too, carried books – as if checking them out from the library themselves – to their families’ areas, reading there and coming back multiple times for fresh stories.

img_0588

We had some wonderful picture books this Picnic, with the breadth of children’s literature expanded by having a larger crew pick books from the library this month. That’s a diversity we’re hoping to maintain – the more perspectives we can bring to the library/Picnic blanket, the better! It was encouraging, too, to see some kids reach for more challenging books, as we had some early reader chapter options alongside the usual elementary-aged books.

img_0580

There were fresh faces all around (readers and park goers)… and we’re thinking next Picnic might call for some new blankets, as attention to the program has grown since last month! We anticipate wonderful fall weather moving into September – always a great sign to populate the Bushwick park where we lay our books. Till then!