Picnic de Palabras con los cuentos del Escarabajo

Cerramos el mes con la inauguración de nuestro primer Picnic de Palabras en Venezuela. Por: Larissa Hernández

IMG_0072.JPG

Ayer, sábado 23 de abril, Día Internacional del Libro, atendimos la invitación que nos hiciera la Alcaldía de El Hatillo a celebrarlo en la Plaza Bolívar del casco histórico de este turístico pueblo.

Nuestro Picnic de Palabras estuvo acompañado por la unidad de la Biblioteca Móvil de Cuentos del Escarabajo, un pintoresco Volkswagen Escarabajo decorado con mariposas de colores y lleno de cuentos para niños.

IMG_0074.JPG

Más de 25 niños se mantuvieron atentos a la lectura de cuentos por parte de la reconocida cuentacuentos Norma Guatarama. Ella organizó la sesión en torno a cuentos y poemas de animales y trabajó con los libros ¡Que viene el lobo!,  Chamario, Me comería un niño, No se aburra y ¡Cui, cui, cuidado!

Desde el comienzo de la actividad se destacó la importancia de la lectura en familia y cómo existen distintas posibilidades para despertar el interés de los niños.

IMG_0082.JPG

Luego de casi una hora de lecturas y juegos, abrimos espacio para la lectura libre de cuentos en los manteles. Muchos niños, especialmente los más pequeños, corrieron a los bancos a buscar a sus padres con los libros que querían les leyeran, mientras otros padres sí utilizaron los manteles y leyeron allí con sus hijos.

Esperamos que pronto nos asignen al menos un parque fijo para realizar nuestro Picnic de Palabras regularmente que nos permita reforzar la idea de que esta es una actividad para leer en familia y despertar en los niños el amor por los libros.

Anuncios

Picnic de Parole o Poeterapia

Los invitamos a explorar las aventuras de nuestro Picnic de Parole italiano. Por: Andrea Gasparri

Imagínense a nosotros,  la gente del Picnic di Parole, subiendo por una calle empinada hasta llegar al parquecito al lado de la escuela pública de la Montagnola en Florencia. El parque rodea el edificio escolar y está surcado en el medio por una calle asfaltada que sirve principalmente para poner en comunicación las diferentes áreas de la escuela. Lamentablemente mucha gente del lugar usa esta vía como atajo para pasar con sus autos y sus escúteres de un lado al otro del barrio, sin preocuparse mucho de la presencia de niños, ancianos y discapacitados.

IMG_1590.jpeg

Bueno el pasado 18 de marzo el Picnic de Parole fue llamado a participar de una iniciativa popular, organizada por una junta de padres y de vecinos, para pedir a la administración local la peatonalización del área e impedir definitivamente el tránsito de los autos por esa zona.
IMG_1661.jpeg

Nos sentimos muy orgullosos de hacer parte del evento con nuestros libros y nuestros cuentos. Es más, a partir de esta experiencia nos pareció muy importante que el Picnic de parole, empezara a presenciar situaciones sociales a favor de la ciudadanía y de la participación  consciente y responsable de los espacios públicos.

 

IMG_1702.jpeg

Ese mismo día nos atrevimos a experimentar un taller de improvisación poética. De la celebración el 21 de marzo como día nacional de la poesía, estuvimos involucrando a la gente mayor a inventar una rima que tuviese como tema la primavera. Al principio, como suele siempre pasar con los adultos, la gente estaba muy desconfiada y nos miraba de reojo, pero finalmente se animaron y un grupo de unas veinte personas dieron vida a esta poesía que acá solo se la puedo escribir en italiano.

M’arzo

Marzo pazzo, molto caldo

oggi giallo splende il sole
alla Standa fine saldo
oggi scioperan le scuole
al giardino gioca Osvaldo
mescolando le parole.

Picnic di parole o Poetherapy

picnic 2.JPG

Picnic di parole o: Poetherapy

Por: Andrea Gasparri

Oggi Picnic di parole sale con la sua valigiona un po’ sgangherata sulla collina della Montagnola. È una vera e propria piccola montagna con parchi e scuole e alberi e giochi per bambini… Ha una divisa nel mezzo, come la pettinatura di Alfa Alfa delle simpatiche canaglie, ed è una stradina asfaltata che servirebbe da servizio per muoversi agevolmente nel parco e tra un edificio e l’altro. Ora siccome questa stradella ha anche il viziaccio di essere una scorciatoia tra un punto interno del quartiere e l’argine strada che costeggia il fiume, gente motorizzata d’ogni sorta e lignaggio sfreccia come se non ci fosse un domani, in barba a famiglie, bambini, anziani ed esseri viventi in generale Il comitato dei Genitori in Movimento chiede a gran voce la pedonalizzazione dell’area (giustamente).  Quindi questo 18 marzo è stata organizzata una giornata di festa chiamata A piedi sulla Montagnola. Una festa per restituire la montagnola ai bambini.
Certo ai bambini, ma diciamo pure alla sana e meravigliosa azione dell’andare a piedi. E i piedi hanno tutte le età. E siccome tutte le età ce le abbiamo anche noi Allibratori, non ci è parso il vero quando siamo stati invitati a partecipare a questo evento all’aperto. Quale migliore occasione per riportare all’aria tra prati e alberi e cinguetti d’uccelli il Picnic di parole?

picnic 3.JPG

Alle 15 e 30 presenti e in forma ruzzolavamo il trolley rosso su per la viuzza in questione. Abbiamo scelto un bel cedro del libano come scenario, steso le coperte e le tovaglie, e vettovagliato di libri la superficie colorata. Poi, indossato il cappello del saltimbanco, mi son messo ad urlare come vuole la ormai consolidata tradizione del picnic: storieeee storie per tutti… C’erano davvero tanti bambini ed io, Margherita e Chiara non abbiamo riparato a metter mano ai libroni illustrati… Non contenti siamo andati a stuzzicare anche gli adulti che se ne stavano a baco su una panchina ben esposta al primo solicino ruggente. S’è creato un consistente capanello di uditori e tutti insieme abbiamo giocato a creare una poesia estemporanea. Si perché il 21 di marzo oltre alla primavera si celebra anche il giorno della POESIA e noi ci siamo messi un bel pezzo avanti… Sentite qua cosa non hanno inventato questi pedoni:

M’arzo

Marzo pazzo, molto caldo

oggi giallo splende il sole
alla Standa fine saldo
oggi scioperan le scuole
al giardino gioca Osvaldo
mescolando le parole.

picnic 1.JPG
Alla fine sapete una cosa? Ci piace che il Picnic di parole arrivi ad arricchire manifestazioni ed eventi che già di per sé  hanno un valore sociale così alto. Questo venerdì ci siamo stati talmente bene che fin da oggi scalpitiamo per ritornare fuori ad aprile. Aaaaah solicino, aaaah librino…

¿Cómo hacer Picnic de Palabras si llueve tanto?

picnic 1

Un breve viaje en el tiempo durante un año de la historia de nuestro Picnic de Palabras en Valdivia, Chile. Por: Karen Coronado

Vimos en internet una iniciativa bastante interesante… un picnic…de palabras. Nos llamó la atención e inmediatamente empezamos a imaginar cómo podría ser y cómo podríamos hacerlo en nuestra ciudad. “El problema es que llueve tanto” dijimos. Porque, claro, vivimos en una de las ciudades más lluviosas de Chile y no es fácil programar algo sin la presencia de la lluvia. Pero también vivimos rodeados de parques, naturaleza y, además, cada vez estamos más convencidas de que la lectura está en todas partes, por eso, si queremos que la gente lea, tenemos que sacar la lectura de los espacios reducidos y abrirla a la comunidad y, para eso…¿Qué mejor que transformar los libros en elementos para un picnic?

En octubre del año 2014 por fin nos atrevimos. El día estaba parcialmente nublado y cayeron algunas gotas durante la noche, pero de todas formas, llenamos una maleta de libros, sacamos canastos y mantas de nuestras casas y salimos de picnic.

La cita era a las 16:00 hrs, en el parque Krahmer. Elegimos ese lugar porque es un parque familiar, en un barrio con muchos niños.  Pusimos nuestras cosas entre la zona de picnic y los juegos infantiles. Dejamos una mesa para el kamichibai y las mantitas bajo los árboles.

picnic 3

La gente empezó a llegar de a poco. Primero nuestros amigos, luego uno que otro que iba paseando y tímidamente se acercaba a preguntar.  Nos llamó la atención que muchos nos preguntan si vendíamos los libros o si somos parte de una biblioteca y se sorprendían al saber que lo estamos haciendo por iniciativa propia, sin financiamiento ni fines de lucro. Les contamos que la iniciativa partió en Colombia y nosotras ahora replicamos la idea, con nuestros propios libros y accesorios.

Más tarde, fuimos a los juegos e invitamos a los niños a acercarse para escuchar cuentos.  Llegaron hasta los perros y empezamos nuestra 1° lectura de kamichibai en el picnic con el cuento “Conejo y sombrero”. Los niños piden otro y así seguimos: “La otra orilla”, “La tortilla corredora” ,“Niña bonita”, “El rey mocho” y se nos fue pasando la hora sin darnos cuenta de que ya eran más de la 7 y seguíamos con ganas de más.

Decidimos, entonces, repetir la experiencia y dejarla para el último sábado de cada mes, en el mismo lugar. Y, así, volvimos a hacer otro en noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo. Luego, definitivamente, nos ganó el clima.

En la “primera temporada de picnic” el público era bastante oscilante, si bien teníamos nuestros “fieles seguidores” cada vez iban llegando más niños con sus familias, en un ambiente muy distendido y relajado, donde priorizamos que los padres lean con sus hijos y sólo al final intervenimos nosotras con una lectura en voz alta. Y nos gusta que sea así, ya que sentimos que de esa manera estamos realmente fortaleciendo los vínculos afectivos que necesariamente tiene que tener el fomento lector para que sea efectivo.

Por ejemplo, en una oportunidad se acercó un niño y tomó uno de los libros que ofrecíamos en la manta. De inmediato llegó su abuela y empezó a retarlo diciéndole que no fuera a romper el libro, que cómo lo tomaba sin permiso. Nosotras le dijimos que estaba bien, que esa era la idea, ya que los libros que ahí teníamos eran para leer y, si ella quería, podía leer con su nieto. Entonces se sentaron en una manta y no se pararon hasta que ya teníamos todo guardado. La señora seguía leyendo, mientras abrazaba y acurrucaba a su nieto… y siguió asistiendo a los otros picnic.

picnic 2

En agosto de este año postulamos a un proyecto para tener financiamiento y, así, fortalecer el Picnic de Palabras. De esta manera, tuvimos fondos del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV) para comprar libros, mantas impermeables, toldo (en caso de lluvia), micrófono inalámbrico, canastos y un pendón para que la gente ubicara la actividad.

Nuestro picnic ahora es itinerante. Ya no estamos en el parque que nos solíamos juntar, sino que vamos cada sábado, en el mismo horario, a la plaza de una población vulnerable.

Como ya no mantenemos un público que nos siga y a los lugares que vamos no suelen haber muchas actividades de este tipo, cada sábado ha sido una sorpresa. Por ejemplo, en el primer picnic, al principio estábamos solo nosotras. Luego vimos a un grupo de jóvenes, nos acercamos a ellos y para invitarlos a leer y eran de la Agrupación de sordos mudos de Valdivia. Felices se acercaron y estuvieron mucho rato leyendo. Al verlos, otras personas fueron acercándose, bastante asombradas de tan simple, pero a la vez ingeniosa iniciativa.

picnic 5

En octubre de este año celebramos nuestro primer año de Picnic de palabras Chile, en esta oportunidad nos visitaron niñas y niños de distintas edades y se formó una verdadera fiesta para celebrar nuestro cumpleaños. Esa tarde, después de instalarnos salimos a invitar a las familias, nos llamó la atención que los padres no se motivaron, pero sí les dieron permiso a los niños para asistir al picnic. Lo más lindo es ver sus caras de asombro al abrir libros pop ups y al escuchar historias leídas en voz alta. Algunos estaban ansiosos por ver todos los libros, sacan de tres o cuatro de una vez, los ojeaban, los leían y cuando encontraban algo entretenido lo compartían con los demás. Leían solos y a ratos en conjunto.

En un extremo de la plaza había un grupo de jóvenes que observaba la actividad, los invitamos a participar, pero no aceptaron. Más tarde cuando cantamos “Cumpleaños feliz” repartimos a cada asistente un trozo de torta y se acercaron aquellos jóvenes, por supuesto que les dimos torta y los invitamos nuevamente a leer y algunos se quedaron y tomaron un par de libros, eso hizo que el resto también se acercara y se motivara a leer. Cuando llegó el momento de irnos, los niños que quedaban nos ayudaron a guardar los libros y nos pedían que volviéramos pronto.

En conclusión, podemos decir que el Picnic de Palabras Chile está creciendo poco a poco. La prensa, en especial el “Diario Austral de Valdivia” y el programa de radio “Sonido nacional” han colaborado mucho con la difusión así como también ha sido fundamental nuestra página en Facebook para actualizar fechas, subir fotos, comentarios, etc.

Pensamos que con perseverancia vamos a lograr que más familias se unan y, así, comience a replicarse esta experiencia en muchos lugares más. Es solo atreverse a poner libros sobre mantas y tenderse a disfrutar del placer de la lectura al aire libre.

Lo inesperado y las sorpresas desde Brasil

picnic 1.jpg

Hoy fue un día particularmente especial para nosotros, visto que hubo un evento infantil en el parque en el que generalmente hacemos nuestro Picnic y lo que podría ser un problema acabó siendo muy bueno para nosotros.

La Quinta da Boa Vista – el parque – estaba lleno de niños y niñas y así se quedó nuestro Picnic de Palabras. Muchos niños vinieron a compartir historias y sonrisas. Fue maravilloso recibirlos de manera inesperada. 

picnic 2.jpg

Por lo general, vamos nosotros a invitar a los niños que están más cerca. Pero hoy, felizmente, ellos se acercaron espontáneamente. Gracias a la querida Mariane Sousa tenemos una banda con el nombre de Picnic, algo que hace con que llamemos más la atención de los papas y los hijos.

Hoy empezamos a las 2 de la tarde y fuimos hasta las 4, casi que pasamos del horario, debido a la grande asistencia de tuvimos. Por fin, comparto algunas fotos sacadas por Diego Francisco da Silva, el fotógrafo oficial, y el responsable por las redes sociales de Picnic Brasil. Para más informaciones de nuestro Picnic en Brasil, no dejen de entrar en nuestra página y dar like: https://www.facebook.com/picnicdepalavrasbrasil/