Lectura y perros, Monterrey, México

Entre el pasado y presente se tejen historias para darle vida a la palabra. Hoy, sacando a la luz, lo que suele estar en la sombra, en el silencio, y que al notarlo, nos damos cuenta de la capacidad que tenemos para transformar la realidad de nuestras comunidades. Por: María Teresa Farfán

Bitácora del 5 de julio en San Pedro de Pinta

De camino a San Pedro de Pinta se veía sospechoso, una patrulla del municipio de Monterrey antes de entrar al puente de San Pedro no pintaba bien la cosa, dos patrullas con luces prendidas donde sólo se pone una y se veía un poco bajo de asistencia de personas. Puede ser por las vacaciones o por los problemas del municipio (tuvieron balacera por persecución el sábado en la madrugada).

picnic 5

Hoy fue un día lindo, estaba nublado, regaron el pasto y nos dimos unas cuantas vueltas antes de poner los manteles, el pasto se sentía seco y la tierra no se pegaba a los manteles. Por segunda vez había popo de perro. La semana pasada también. Tienen prohibido dejar el popo de las mascotas, es obligación de los dueños cargar bolsitas para levantarlas.

Mi esposo esta vez puso muchos palitos alrededor del asunto para que no lo fueran a pisar. No tenemos voluntarios que quieran levantar popo de perro, la semana pasada puso una piedra. Esta semana el asunto salió mal un niño pequeño tomo uno de los palitos y se ensucio la mano de …. Creo que tenemos que animarnos a levantar esos popos. Ya les avise a los de San Pedro de Pinta para que pongan de nuevo los letreros de levantar el popo de su perro, antes iba un patrocinador tenía unos huesitos de plástico donde ponían bolsitas que se podía poner al collar de las mascotas. Hace mucho se nos manchó un mantel con popo, de seguro lo levantaron porque no nos dimos cuenta que había algo en el pasto, es complicado en un lugar a donde van muchos perros.

picnic 2


La música estaba linda, era un solista con guitarra cantando baladas. Si vinieron nuestros vecinos de ajedrez. Esta vez puse los libros muy cerca del árbol. En esta ocasión leímos el libro de Sandokan, estábamos solas y al vernos leer se acercó un grupo de cuatro jóvenes, se quedaron a leer cuentos entre ellos, no quisieron ser voluntarios. Después llego una familia que ya había asistido, fue la primera que se registró cuando los contaron dijeron tres, y un hermanito dijo –Somos 4, su mamá dijo – No descubras. Tiene pocos meses de embarazo.

picnic 3

Tuvimos 11 familias, en total 31 asistentes. Y hoy se rompió “¡Fuera de aquí horrible monstruo verde!”, una de las hojas la jalo muy fuerte una pequeña, la abuelita estaba muy preocupada, le dije que no tenía que pagar nada y que si quería trajera un libro ilustrado que no usara, quería regresarme el libro pero la niñita quería seguirlo viendo, le dije que siguieran viéndolo. Voy a investigar con qué puedo pegarla que no dañe el libro. La hoja esta rasgada. La mamá del niño que va todos los domingos a leer el cuento, él ya se lo cuenta a su mamá, me pidió que lo siguiera llevando. Necesito un buen remedio para arreglar esa hoja.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s