Lectura y perros, Monterrey, México

Entre el pasado y presente se tejen historias para darle vida a la palabra. Hoy, sacando a la luz, lo que suele estar en la sombra, en el silencio, y que al notarlo, nos damos cuenta de la capacidad que tenemos para transformar la realidad de nuestras comunidades. Por: María Teresa Farfán

Bitácora del 5 de julio en San Pedro de Pinta

De camino a San Pedro de Pinta se veía sospechoso, una patrulla del municipio de Monterrey antes de entrar al puente de San Pedro no pintaba bien la cosa, dos patrullas con luces prendidas donde sólo se pone una y se veía un poco bajo de asistencia de personas. Puede ser por las vacaciones o por los problemas del municipio (tuvieron balacera por persecución el sábado en la madrugada).

picnic 5

Hoy fue un día lindo, estaba nublado, regaron el pasto y nos dimos unas cuantas vueltas antes de poner los manteles, el pasto se sentía seco y la tierra no se pegaba a los manteles. Por segunda vez había popo de perro. La semana pasada también. Tienen prohibido dejar el popo de las mascotas, es obligación de los dueños cargar bolsitas para levantarlas.

Mi esposo esta vez puso muchos palitos alrededor del asunto para que no lo fueran a pisar. No tenemos voluntarios que quieran levantar popo de perro, la semana pasada puso una piedra. Esta semana el asunto salió mal un niño pequeño tomo uno de los palitos y se ensucio la mano de …. Creo que tenemos que animarnos a levantar esos popos. Ya les avise a los de San Pedro de Pinta para que pongan de nuevo los letreros de levantar el popo de su perro, antes iba un patrocinador tenía unos huesitos de plástico donde ponían bolsitas que se podía poner al collar de las mascotas. Hace mucho se nos manchó un mantel con popo, de seguro lo levantaron porque no nos dimos cuenta que había algo en el pasto, es complicado en un lugar a donde van muchos perros.

picnic 2


La música estaba linda, era un solista con guitarra cantando baladas. Si vinieron nuestros vecinos de ajedrez. Esta vez puse los libros muy cerca del árbol. En esta ocasión leímos el libro de Sandokan, estábamos solas y al vernos leer se acercó un grupo de cuatro jóvenes, se quedaron a leer cuentos entre ellos, no quisieron ser voluntarios. Después llego una familia que ya había asistido, fue la primera que se registró cuando los contaron dijeron tres, y un hermanito dijo –Somos 4, su mamá dijo – No descubras. Tiene pocos meses de embarazo.

picnic 3

Tuvimos 11 familias, en total 31 asistentes. Y hoy se rompió “¡Fuera de aquí horrible monstruo verde!”, una de las hojas la jalo muy fuerte una pequeña, la abuelita estaba muy preocupada, le dije que no tenía que pagar nada y que si quería trajera un libro ilustrado que no usara, quería regresarme el libro pero la niñita quería seguirlo viendo, le dije que siguieran viéndolo. Voy a investigar con qué puedo pegarla que no dañe el libro. La hoja esta rasgada. La mamá del niño que va todos los domingos a leer el cuento, él ya se lo cuenta a su mamá, me pidió que lo siguiera llevando. Necesito un buen remedio para arreglar esa hoja.

 

Anuncios

Nuestro secreto: la perseverancia en el tiempo, primer año en San Luis, Argentina

Hoy compartimos no sólo un Picnic de Palabras, sino un año de historias que se han venido tejiendo, entre el clima y las estaciones. La distancia acerca cuando las palabras están cerca. Festejamos nuestro primer año de Picnic de Palabras en San Luis, Argentina. Por: Meli Vinaccia

picnic 7

Nuestra sede de Picnic festejo sus primeros 12 encuentros el pasado 17 de Octubre, en esta oportunidad el encuentro fue un día sábado ya que el domingo 18 se festejo el día de la madre. Fue un cambio de día muy positivo, nos dimos cuenta que los sábados la plaza esta mucho más concurrida y nuestros visitantes estaban felices por el cambio de día. (Mucho conocían del proyecto pero nunca podían acercarse los días domingo). Seguramente seguiremos con nuestros encuentros los sábados.


picnic 3El horario era a las 17hs, llegamos a la plaza llenas de bolsos y los chicos ya nos estaban esperando, tuvimos nuestros “clientes fijos” de Picnic que siempre vienen y nuevos visitantes, algunos de ellos alumnos del jardí
n (las 4 integrantes de Picnic somos docentes de nivel Inicial). Los manteles estaban llenos de familias y de libros. Dentro de la difusión de Picnic contamos con una periodista del diario local que nos publica en la agenda cultural, en este caso la periodista nos realizo una nota para el diario y también para el noticiero del canal provincial.

picnic 2
Los festejos de cumpleaños siempre traen lindos recuerdos y anécdotas de cuando eramos chicos,(Siempre esta la abuela o la tía que se acuerda de nuestros primeros pasos, de cuando nos cambiaban el pañal) en este caso nos acordamos de cada mes, del calor extremo en el mes de febrero, del viento y el frío de junio…También recordamos los nervios del primer Picnic, pero siempre rescatamos la satisfacción de que cada mes el encuentro pueda llevarse adelante.

picnic 4En este Picnic de cumpleaños quisimos agregar una actividad para que los chicos puedan pintar y así lo hicimos. También teníamos pautadas otras actividades, pero a veces no todo sale como uno quiere. Lo bueno es que siempre el Picnic nos da alegría y lo más importante no es lo que nos llevamos nosotras sino lo que lleva cada niño al compartir ese momento de lectura con su familia. Gracias a toda la comunidad de Picnic, de tantos lugares y países.

picnic 6Picnic de Palabras para todas nosotras es un momento mágico, lo vivimos con ansias, nos llena de alegría, vemos la alegría en el otro y siempre pensamos “ojala estemos sembrando la semilla de la lectura en cada uno de los niños que se posa sobre nuestros manteles” y si no lo logramos al menos ese ratito que pasan por el Picnic sabemos que deja huellas.

Lecturas, libros, voces y amigos: Jairo Buitrago en Picnic de Palabra Ecuador

Es curioso pensar que ante la distancia y el espacio geográfico compartimos el mismo cielo, el mismo sol y quien sabe si las mismas nubes. Picnic de Palabras está a merced del clima y siempre que salimos tenemos fe que al sol siga gustando que le lean cuentos los domingos. Esta vez tuvimos suerte y de nuevo el sol nos acompaño con Jairo Buitrago.

picnic 3

Lugar: Parque La Carolina
Fecha: 25 de octubre de 2015
Mediación: Emilia y Paola
Fotografías: Christian
Invitado: Jairo Buitrago

Este fue nuestro primer Picnic de Palabras en la tarde, decidimos hacer este cambio porque queríamos aprovechar la visita de Jairo Buitrago, escritor e ilustrador de libros álbum. Así que cerca de las 2 pm arreglamos todas las cosas de manera muy rápida para intentar que la lluvia no nos gane. El día parecía que se oscurecía con el pasar de las horas pero teníamos muchas ganas de compartir con nuestros visitantes así que todos nos mentalizamos para que la lluvia nos dé tiempo para hacer el Picnic.

picnic 2Mientras sacabamos los libros de la maleta, ya empezaron a llegar varias familias que han empezado a seguirnos por redes sociales y a asistir a los encuentros, así que fue muy bonito mirar el poder de convocatoria a pesar del cambio de horario. Uno de los primeros en llegar fue Mateo, él fue directo a la maleta y preguntó por nuevos libros. Ya se los conoce todos así que siempre es un reto tener algo novedoso para él. Le presenté a Jairo, le conté que venía de Colombia y le dije que nos había traído algunos libros escritos por él. Mateo se quedó encantado y sin perder un minuto empezó a leerlos. Paola, una de nuestras voluntarias, estuvo casi todo el Picnic con él, leyendo y riendo libros. También tuvimos otras novedades gracias a Emma, Emilia y Sofía (madre, hija y prima) quienes trajeron algunos libros que Emilia ya no leía, varios libros estaban en inglés pero esto ya ha dejado de ser una barrera por el poder que tienen las imágenes para contar. Otra visita que recibimos fue la de Valeria, amiga de Marce que llegó hace poco a Quito para instalarse nuevamente en la ciudad. Ella se ofreció a ayudarnos en todo lo que necesitemos y se mostró muy entusiasmada con la iniciativa y con la visita de Jairo. 

picnic 4

Cerca de las 3 pm empezamos con la lectura en voz alta, Jairo nos propuso leer “Los aeropuertos” escrito por él e ilustrado por Juan Camilo Mayorga. Nos contó que era una historia muy personal, así que hizo una lectura acompañada de comentarios sobre lo que realmente le había pasado. También nos habló sobre las partes del álbum, mostró las guardas y dijo “desde aquí el libro ya empieza a contar sobre la historia que vamos a ver y así también se ahorra papel”. Fue muy bonito que se tomara el tiempo para contar acerca de esos detalles, que a veces obviamos por no entenderlos bien o por creer que no son importantes. A medida que avanzaba con la lectura también regresaba para hacernos caer en cuenta de ciertos elementos de la ilustración que iban guiando la narración. El segundo libro que leyó fue “El niño en el hotel al borde de la carretera” un libro que lo hizo con Alberto Montt gracias a los beneficios de la virtualidad. Varios suspiramos con la historia de amor y reímos con las divertidas imágenes que parecían contar otra aventura a la par. Ambos libros nos dejó como donación y apenas terminó, los niños se acercaron para leerlos de nuevo con sus familias.

picnic 5

Cuando se acercaba el momento de empacar todas la cosas, se escuchó un trueno que anunciaba la llegada de la lluvia, así que supimos que era momento de irnos. Agradecimos el tiempo que nos dio el cielo de Quito para poder hacer un nuevo Picnic y yo recordé las sabias palabras de Marcela, “el clima es nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo” por suerte el domingo fue nuestro mejor aliado.

Lecturas y libros, Picnic de Palabras y Librosbarco, Medellín, Colombia

En cada lugar Picnic de Palabras es adoptado y adaptado a las ideas que lo rodean. En esta oportunidad, se tejió una alianza con la Fundación Librosbarco. Por: Manuela Molina

La alianza con al Fundación Librosfoto 5barco culminó en uno de los mejores picnics que hemos tenido hasta el momento. Así pues, llegamos al Jardín Botánico, lugar acordado previamente, a eso de la 1:30 p.m., en donde estaban llevando a cabo Mercado Verde, el evento propio del primer Domingo de cada mes. Nos ubicamos en un principio en la parte de atrás del Patio de las Azaleas, pero para mayor comodidad salimos a la manga y una vez ya había unos cuantos niños con sus padres, comenzó a llover y tuvimos que desplazarnos nuevamente a dentro a esperar a que escampara y allí terminamos quedándonos.

José Manuel, Edwin y Natalia de Librosbarco llevaron 70 libros que organizaron encima de una mesa, la cual convocó a tantas personas que no quedó un solo libro. Mientras adultos y jóvenes visitaban su puerto de libros, niños y niñas visitaban el mantel de Picnic y decían ¡Sí! A leerse uno y otro y otro libro, todos acompañados de su familia pasaron una tarde agradable acompañados de mágicas historias.

foto 2

Samuel y su hermano Miguel, a pesar de que no sabían leer, dejaron que les leyéramos muchos libros y Samuel, sonrió una vez terminamos de leer “El ladrón de gallinas”, porque conoció un poco de lo que es el amor. Por otra parte, Juan Camilo se acercó a un niño que leía con su madre y le dijo que al final de leer el libro que tenía en sus manos le dijera a su mamá lo mucho que la quería al igual que el protagonista del libro.


Sin importar la lluvia, 58 personas y un globo se unieron con nosotros a leer durante toda la tarde. Fue uno de nuestros mejores picnics en cuanto a la asistencia y a la recepción que tuvo la gente frente a la propuesta. Era emocionante ver la cara alegre de todos los niños, porque compartir un rato haciendo algo que no hacen comúnmente acompañados por sus padres, que también se iban mucho más felices después de haber participado de la actividad.

foto 6