Entre burbujas y poesía desde Florida, Argentina

Entre los meses del invierno en el hemisferio Sur, nos llegan historias desde nuestro Picnic de Palabras en Florida, Argentina. Por: Pato Pereyra

Por cuestiónpato 0 de trabajo, esta vez no tuve tiempo ni de pegar carteles, ni de avisar en la plaza, ni de repartir volantes, ni de enviar mails. Apenas de preparar el domingo los manteles y la selección de libros. Confié en que alguien iba a ir, por suerte, el domingo nublado y frío, nos permitió un respiro de sol por la tarde. Eramos solo dos voluntarias, Roo y yo. Guido está trabajando así que no podía venir. Cargadísimas llegamos, teníamos como 80 libros que acomodar. La plaza estaba llena de risas y chicos, lo cual era muy bueno.

Empezamos a acomodar libros y al poco tiempo algunos se acercaron. Una pareja con una niña pequeña llamada Eva parece que nos esperaba, habían venido a nuestro último picnic y los había corrido el intenso frío. Camilo vino corriendo a ver que hacíamos y lo invité a leer, la mamá lo quería llevar pero le expliqué que era gratuito así que lo dejó. Nos tiramos panza abajo (el sol pegaba en los ojos) y leímos un libro tras otro. Luego llegaron otros chicos, solos o acompañados. Fui invitando también a los que estaban en los juegos. Es curioso como algunos padres se acercan a leer con sus hijos y otros los dejan hacer, nos miran desde lejos como si los libros no fueran para ellos. Mientras que los padres de Eva le leían y se leían. La madre de Camilo lo dejó solo con nosotros, después cuando me vio pasar eso si, me agradeció.

pato 2

Roo se dedicó a sacar fotos y a explicar a los que le preguntaban que hacíamos. Más que nada me ocupé de leer y recomendar libros. La mamá de Eva quedó fascinada con el libro de Virginia Piñón “Mi lápiz”, es un libro álbum pequeño, que cuenta una historia ilustrada por distintos formatos de lápices. Le encantó que las ilustraciones le hacían recordar a sus lápices de la infancia, y la remitía a sus veranos infantiles o a su época escolar.

pato 4
En el momento del cuento…tomé un burbujero y jugué un rato con los chicos, para después arrancar con lectura de poesías de Jorge Luján en Pantuflas de Perrito (yo hago pompas de jabón y mi perra pola las trona con la cola) Hice un enganchado de poesías para Violeta y Eva, que se sentaron a escuchar, con sus madres y otras familias que andaban rondando. Canté María Elena Walsh, recité Cocorococó de Didi Grau que es un éxito. Después leí otros libros a pedido: “Fuera de aquí horrible monstruo verde” siempre es un clásico.

Me doy cuenta que al ser chica la plaza, los niños que suelen acercarse espontáneamente suelen ser pequeños de menos de 6 años. Los mayores suelen llegar solamente por invitación o porque nos están buscando. Quizás por eso deba reforzar la comunicación en el barrio para la próxima vez. Me fui quedando sin voz (ya casi no tengo desde que hablo tanto en la semana) así que a las 17.30 empezamos a guardar.

pato 1
Nos preguntaron varios cuando volvíamos, dijimos que con la primavera, o casi. Tuvimos bastantes visitantes, fueron unas 22 personas y varios se anotaron para que les avisáramos del próximo o prometieron buscarnos en la página. Roo y yo volvimos entusiasmadas, pero cansadas. Espero para el próximo conseguir nuevos voluntarios, entre los colegios en donde doy clase alguno de los chicos estaba interesado en acompañarnos, o quizás deba volver a invitar a los de la universidad ahora que retomé las clases.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s