Picnic de Palabras en Medellín: un espacio lleno de voces

Nos gusta movernos en el tiempo, porque así como las historias, Picnic de Palabras no sólo pasa un día, dos horas, en diferentes parques del mundo, sino que también tiene memoria. Por esto nos devolvemos al 12 de abril de 2015. Por: Manuela Molina

picnic medellin

Nos recibió el parque regalándonos un día extremadamente soleado y nosotros llevábamos las ansias de que este fuera un día mágico, como no habíamos podido tenerlo semanas antes por la lluvia.

Nuestro primer lector fue Nicolás, quien con su mamá, venían desde Miami a visitar a su familia en Medellín. Él con su pequeña vida y ese gran corazón, que se detenía por un milisegundo cada vez que presionaba los círculos de “Un libro”, nos encantó con su presencia y obtuvo sonrisas que él mismo se regaló, solamente por decidirse, como todo un señor, a explorar el maravilloso mundo de las palabras.

un libro

Ese libro sí que es todo un éxito, en especial en los niños más pequeños, sin embargo pudimos darnos cuenta de que para estos niños hacen falta más libros que no requieran tanto cuidado, ni que tengan tanto texto, para que ellos puedan aprovechar su tiempo al máximo y no lleguen a aburrirse en la experiencia, sino que encuentren historias apropiadas, divertidas y pensadas para su edad.

En un momento, su mamá se detuvo para hablar con nosotros un rato y Nicolás, desesperado, gritaba: “Mami, ¿qué pasa?… ¿qué pasa?”, una vez él notó que los círculos se detuvieron a la misma vez que su mamá lo hizo. De esta manera, alzó su cabeza y sus cachetes marcados se pronunciaron en una gigantesca sonrisa al ver que al otro lado del mantel, un niño, más grande que él, tenía en sus manos la historia de “Peppa Pig”.

Alejandro, el niño más grande, invitó a su manta a Nicolás y juntos leyeron ese y unos cuantos libros más. Fue bonito ver cómo podemos crear no solo cultura, sino también lazos de amistad, lazos humanos a través de los libros.

Alejandro fue el último niño en irse y se fue llenísimo, porque del menú, probó casi todo y salió viendo estrellas, así como nosotros, que antes de empezar tuvimos la oportunidad de compartir dos lecturas: “El dueño de la luz” y “La señora de las mariposas”, ambas nos recargaron de energía para empezar la tarde.

Como Nicolás y Alejandro, hubo otros niños y niñas que junto con sus padres, se sentaron a leer toda la tarde. Además, una bibliotecóloga que se acercó, admiró nuestra labor y el hecho de sacar los libros de un espacio convencional para acercarlos a una interacción más humana y al libre esparcimiento. Como siempre, todos salieron con una gran sonrisa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s